• Date un paseo y fíjate en los pequeños comercios que hay en tu barrio y en la gran variedad de productos que puedes encontrar.
• Anima en casa a la compra de productos en el barrio y a reducir el gasto de combustible y el aumento de polución asociados a hacer la compra en coche.
• Mira la etiqueta de los productos, para saber de dónde proceden. Intenta escoger productos que vienen de zonas o ciudades próximas, eso implicará que su distribución ha contaminado menos que los productos que vienen de lejos.
• Busca los sellos de denominación de origen en los productos que compres. De esta forma, además de poder conocer todas sus características, tendrás garantía de una buena calidad.
• Anímate a preguntar cuando vayas a comprar. Explícale al dependiente del establecimiento qué producto quieres y para qué lo necesitas. Te aconsejará qué es lo mejor que puedes comprar y la cantidad precisa. Así no estarás comprando algo que puede no servirte o no ser lo que querías, o no estarás comprando de menos y sea insufuciente, o de más y te sobre y tengas que tirarlo.
• Guarda las bolsas de plástico para usarlas en vuestra próxima compra, o intenta emplear bolsas de tela reutilizables para reducir los residuos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *