El comercio de proximidad busca suministrarnos los productos que las personas necesitamos en nuestro día a día, evitándonos desplazamientos innecesarios y pérdidas de tiempo, puesto que todo lo podemos encontrar en las calles del barrio. Afortunadamente muchos ya se han dado cuenta de la importancia de fomentar este tipo de comercio poniendo en marcha campañas de concienciación, porque el comercio de proximidad es salud para el consumidor, para la economía local y para el planeta.

Y tú, ¿te animas a practicar el comercio de proximidad? Invita a tus amigos y amigas, padres, madres, etc., a comprar en el barrio y así disminuirán sus gastos en combustible y entre todos ayudaréis a reducir la contaminación. Sabiendo que todo lo tienes a mano comprarás sólo aquello que vayas a utilizar, y al no comprar de más, tampoco desperdiciarás nada. Disfrutarás de ese sabor de los productos de tu comarca que no suelen encontrarse en las grandes superficies.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *